Cómo negociarás con la vida?

brainstorm

Pocas cosas serán posibles en absoluto y total aislamiento, sea que te guste o no, tendrás que compartir con otros en casi todas las actividades que emprendas y deberás desarrollar suficiente tolerancia para adaptarte a ellos y tolerar las diferencias.

Por donde empezar
Quizá convenga tener claro lo que quieres lograr, lo que puedes aceptar y lo que no negociarás. Este puede ser un buen comienzo, pero sé, suficientemente específico como para que no todas las opciones sean una opción, pero suficientemente amplio como para que pueda haber opciones.

Vuelve atrás, quizá a tus 10 o 12 años…

Para entonces no seguías un libreto, solamente eras tu mismo y dejabas que los demás te conocieran, sin prevenciones ni intenciones específicas.

Para entonces no eras tan predecible.

Para entonces dejabas tiempo a la creatividad y a la improvisación.

Para entonces no buscabas explicación racional a cada cosa.

Para entonces no importaba si algo salía mal, aprendías,  volvías a intentarlo y ya.

Para entonces el tiempo alcanzaba y si no era suficiente, pues simplemente te ajustabas.

Para entonces no le cobrabas a los demás tus frustraciones.

Para entonces a pesar de cualquier contratiempo podías recuperar la sonrisa en unos minutos.

Para entonces agradecías todo a la vida, por pequeño que fuera lo que recibieras.

Para entonces mirabas al cielo y pensabas en la luna y las estrellas.

Para entonces te quedaba tiempo para ser un soñador.

Para entonces la prioridad no era el dinero.

Para entonces una rosa era poesía.

Para entonces una llamada no era interrupción.

Para entonces no estabas afanado por definir situación alguna, solo vivías cada día.

Para entonces solo la vida importaba, vivirla era suficiente.

Y tu?

Que es lo que quieres lograr?

Que cualidades o características debe tener?

Que estás dispuesto a negociar?

Que no es negociable?

Algunas consideraciones

Permítete el tiempo suficiente para que te conozcan en lugar exigir un lugar o un resultado, deja que se enamoren de ti, pero se lo más sincero posible, que se enamoren de quien eres,  no del rol que interpretas para agradar.

Dale tiempo al tiempo, las cosas no por apresuradas resultan más rápido y generalmente no son mejores, disfruta de la conquista y de la espera, puede ser que valga la pena.

Sé como el pescador que vive al lado de un tranquilo lago, en donde abundan los peces. Todas las mañanas va con su caña a pescar, espera pacientemente y cuando alguno pica, recoge la cuerda sin afanes, espera hasta que su presa se cansa, luego la saca, la revisa y si encuentra que no es adecuada la devuelve al lago y vuelve a empezar hasta que ha pescado suficiente.

Muestra lo mejor de ti desde el comienzo, quizá eso sea lo más importante y por ello te lleguen a apreciar y a amar, de forma que cuando conozcan de ti lo malo, haya suficientes motivos de valor para que el resultado salga a tu favor.

Recuerda que solo se ama lo que se admira, haz que te admiren, así te amarán.

No olvides que solo cuando seas la mejor opción, tendrás el lugar asegurado, haz que haya suficientes razones para que sea difícil reemplazarte, así conservarás tu lugar.

Busca a alguien que tenga lo que quieres, no alguien a quien cambiar, puede ser que lo logres pero igual puede ser que falles, mejor entonces si de una vez buscas a quien te guste como es, así dedicarás la energía a consolidar la relación, no a ajustar a la persona a tu acomodo.

Ponte una meta grande, no que la conquista lo sea todo, de esta forma seguirás luchando aún cuando tengas éxito.

Recuerda que lograr un objetivo es el final del camino,  disfruta cada esfuerzo que haces para obtenerlo y asegúrate de que después de lograrlo te queden aún motivos para continuar.

Editor: Pablo Tauta  Contador público, especialista financiero,Máster en administración de negocios MBA, máster de innovación y emprendimiento. Coach PCC. Más de 30 años de experiencia como directivo empresarial, 25 años como docente en universidades colombianas en pregrado y postgrado. Read more from this author


Share

Deja un comentario